Terapia Cognitivo Conductual para la Depresión en Adultos Mayores: Evidencia, Problemas y Recomendaciones

En la presente reseña, nos adentraremos en el estudio realizado por Ann Choryan Bilbrey, Kenneth Laidlaw, Erin Cassidy-Eagle, Larry W. Thompson y Dolores Gallagher-Thompson, titulado «Terapia Cognitivo Conductual para la Depresión en Adultos Mayores: Evidencia, Problemas y Recomendaciones» (Cognitive Behavioral Therapy for Late-Life Depression: Evidence, Issues, and Recommendations), publicado en la revista Cognitive and Behavioral Practice, Volumen 29, Número 1, en 2022 (pp. 128-145). 

Esta investigación aborda la aplicación de la Terapia Cognitivo Conductual (TCC) en la población de adultos mayores, enfocándose en los desafíos específicos de esta etapa de la vida y las adaptaciones necesarias para mejorar su efectividad. Además, se discuten aspectos clave, como la evidencia respaldando la implementación de TCC y el enfoque de habilidades para la vida (Lifeskills Approach) en el tratamiento de la depresión tardía.

Introducción

Los trastornos del estado de ánimo, como el trastorno depresivo mayor (TDM), tienen síntomas similares tanto en adultos mayores como en jóvenes, pero las tasas de prevalencia varían según la edad y el entorno. La depresión no es una parte normal del envejecimiento, sino una preocupación seria para la salud pública con tasas de mortalidad más altas y mayores costos de atención médica.

La depresión en adultos mayores puede ser causada tanto por factores biológicos como psicosociales. Tratar La depresión en adultos mayores a menudo implica desafíos únicos, como lidiar con la brecha de edad entre los profesionales y los pacientes, pero puede beneficiarse de las habilidades y experiencias de vida del paciente.

La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) es una opción de tratamiento efectiva para La depresión en adultos mayores, centrándose en problemas prácticos presentes y adoptando un enfoque de resolución de problemas. Pueden ser necesarias modificaciones para adaptarse a las experiencias de vida y desafíos del adulto mayor para obtener mejores resultados en el tratamiento.

Terapia Cognitivo Conductual para la Depresión en Adultos Mayores

Terapia Cognitivo Conductual: tratamiento eficaz para la depresión en adultos mayores

La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) es un tratamiento eficaz para La depresión en adultos mayores, aunque existen desafíos en su tratamiento y factores no claros en la predicción de resultados. Los datos nacionales en Inglaterra sugieren que los adultos mayores experimentan mejores resultados en el tratamiento y menores tasas de abandono en comparación con los adultos en edad laboral.

Un metaanálisis encontró que no había diferencias significativas en los resultados del tratamiento entre los grupos de edad, aunque se deben considerar las limitaciones metodológicas. A pesar de esto, la evidencia respalda que La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) es un tratamiento efectivo para la depresión en adultos mayores y es tan eficaz como en adultos jóvenes y de mediana edad. De hecho, La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) se utiliza como tratamiento de primera línea para la depresión en el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido y se incluye en varias guías de tratamiento publicadas en los Estados Unidos.

Resumen de datos actuales sobre la eficacia de la Terapia Cognitivo Conductual en adultos mayores

Aunque los datos respaldan la eficacia de La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) para La depresión en adultos mayores, aún hay preguntas sin respuesta. No existen estudios que evalúen la eficacia de La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) en adultos mayores de 85 años ni estudios que consideren la comorbilidad. También es necesario realizar ensayos controlados aleatorios con personas con depresión y trastornos neurocognitivos, como la demencia, y sus cuidadores. La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) ha demostrado mejoras en la depresión, la ansiedad y el estrés en cuidadores de personas con demencia.

Se debe investigar la eficacia de la TCC en diferentes entornos de atención, como en la atención primaria, residencias asistidas o en sus propios hogares. Una revisión sistemática sugiere que la TCC es bien aceptada en entornos institucionales, con buena retención y resultados.

A pesar de algunos estudios realizados con adultos mayores pertenecientes a minorías étnicas o raciales, aún queda mucho por aprender sobre la eficacia de La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) en personas mayores de diversos orígenes. Aunque no hay razones teóricas para pensar que La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) será menos efectiva con adultos mayores de diversos orígenes, esto sigue siendo de gran interés para clínicos e investigadores y merece un estudio cuidadoso en futuras investigaciones.

Adaptando La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) para Máxima Efectividad en Adultos Mayores: Primeros Pasos

Al comenzar La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) con adultos mayores, es necesario que el terapeuta se prepare y evalúe diferentes aspectos en la primera sesión, como el estado cognitivo, la gravedad de la depresión y la ideación suicida, y el estado de salud física del paciente.

Es importante conocer el estado cognitivo del paciente, ya que La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) implica aprender nuevas habilidades y asimilar nuevas ideas. Un breve examen cognitivo, como el MoCA, puede ser útil para adaptar las técnicas de intervención según las capacidades del paciente.

En cuanto a la gravedad de la depresión y la ideación suicida, se pueden utilizar cuestionarios como el PHQ-9 o el GDS. Es fundamental evaluar también la ideación suicida, ya que tratar la depresión no garantiza que disminuya el riesgo de suicidio. La TCC puede ser efectiva para trabajar con adultos mayores que tienen pensamientos suicidas.

Conocer el estado de salud física y las limitaciones del paciente es crucial, ya que esto afectará el curso del tratamiento. Las limitaciones físicas pueden influir en las actividades elegidas como parte de la activación conductual y en los pensamientos negativos que pueden surgir.

Además, es importante evaluar otros aspectos como el apoyo social, la soledad, los estilos de afrontamiento, los valores y creencias culturales, los factores de personalidad, las experiencias de estrés y el abuso de sustancias, entre otros. Obtener la mayor cantidad de información posible ayudará a personalizar la terapia para cada paciente.

Consideraciones al iniciar Terapia Cognitivo Conductual con adultos mayores

Al comenzar la terapia con adultos mayores, además de una evaluación completa, hay varios aspectos importantes a considerar, especialmente para terapeutas con poca experiencia en este grupo de edad

  • Establecimiento de metas: Definir metas claras y alcanzables en el proceso terapéutico. Por ejemplo, en lugar de simplemente querer «sentirse mejor», se pueden plantear objetivos específicos como salir al cine con un vecino o pasear al perro.
  • Agenda y enfoque en la sesión: Los adultos mayores pueden desviarse del tema durante las sesiones. Es necesario que el terapeuta desarrolle habilidades para mantener el enfoque y guiar la conversación hacia los temas relevantes.
  • Práctica en casa: La práctica entre sesiones es crucial para el éxito de la terapia. Es importante motivar a los adultos mayores a realizar ejercicios en casa, proporcionar instrucciones claras y adaptar las tareas según las necesidades y limitaciones de cada persona.
  • Adaptación de materiales: Los materiales de terapia, como las hojas de trabajo, pueden adaptarse según las necesidades de cada paciente. Por ejemplo, se puede utilizar una fuente más grande para personas con problemas de visión o simplificar las instrucciones para aquellos con dificultades cognitivas.
  • Comprobación de la comprensión: Para asegurarse de que las tareas asignadas se entiendan, es útil pedirle al paciente que explique en sus propias palabras qué debe hacer y por qué. Si el nivel de confianza del paciente es bajo, la tarea debe modificarse hasta que la perciba como factible.
  • Integración de la práctica en casa en la sesión: La práctica en casa no debe dejarse para los últimos minutos de la sesión, sino que debe incorporarse a lo largo de la misma. Ayudar a los pacientes a describir, demostrar, hacer y discutir lo que implica cada tarea puede facilitar un mejor aprendizaje.

Elegir dónde comenzar

Para la mayoría de los adultos mayores, comenzar La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) con la Activación Conductual (AC) es una buena opción, ya que sus técnicas son fáciles de aprender y aplicar en la vida cotidiana. Después de 2 a 4 semanas, generalmente se observa una mejora en el estado de ánimo, lo que motiva al paciente a continuar con los componentes cognitivos más desafiantes de La Terapia Cognitivo Conductual (TCC).

En algunos casos, la Activación Conductual (AC) puede ser suficiente para reducir los síntomas depresivos, y no sería necesario utilizar muchas técnicas cognitivas. La AC es una terapia breve y efectiva para tratar la depresión de leves a moderadas y ha demostrado ser eficaz en adultos mayores. Además, es rentable y puede ser aplicada por profesionales de la salud mental y personal no especializado supervisado.

Para adaptar la Activación Conductual (AC) a las personas mayores, se pueden realizar ajustes generales, como usar ejemplos apropiados para la edad y considerar aspectos como la salud, el apoyo social y la capacidad cognitiva al diseñar el programa.

La Activación Conductual (AC) comienza con la discusión de cómo el estado de ánimo deprimido y la inactividad conductual están relacionados e influyen entre sí. Se analiza el ciclo de la depresión, destacando las conexiones entre la salud física, las conductas, las emociones y los pensamientos. Luego, se ayuda al cliente a identificar actividades específicas que sean realistas y placenteras. Estas actividades se registran en una hoja de seguimiento para monitorear el progreso. Además, se pueden anticipar obstáculos y resolver desafíos o comportamientos evitativos.

Cuando se trabaja con adultos mayores, es importante comenzar con metas pequeñas, explorar posibles obstáculos y, en algunos casos, involucrar a los familiares para apoyar sus esfuerzos. Es útil anotar planes específicos en una hoja de seguimiento, indicando los días y horarios en los que se realizará una actividad. También se puede utilizar una herramienta llamada California Older Adult’s Pleasant Events Schedule (COPPES) para ayudar a identificar actividades agradables.

En resumen, las estrategias de Activación Conductual (AC) son efectivas para reducir los síntomas de depresión y aumentar la frecuencia de niveles de actividad saludables, siendo cruciales para incluir en el repertorio de todos los profesionales de la salud.

Reevaluación cognitiva

La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) ayuda a las personas mayores a identificar patrones de pensamiento negativos y a desarrollar estrategias para enfrentarlos. Se les enseña a reconocer estos pensamientos y a cambiarlos por otros más adaptativos que mejoren su estado de ánimo. Los adultos mayores pueden tener dificultades para identificar sus pensamientos negativos, pero con la práctica, logran establecer conexiones entre sus pensamientos y su estado de ánimo.

Desafiando pensamientos negativos y enseñando la reevaluación cognitiva: Los patrones de pensamiento negativos comunes incluyen minimizar lo positivo y maximizar lo negativo, hacer suposiciones sobre lo que piensan los demás y no perdonarse a sí mismo o a los demás por errores pasados. Estos patrones pueden ser difíciles de cambiar, pero La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) puede ayudar a desarrollar habilidades para desafiar y modificar estos pensamientos. A través de la práctica y el uso de registros de pensamiento, los adultos mayores aprenden a cambiar sus pensamientos, lo que conduce a cambios en su estado de ánimo y comportamiento.

Enfoque de habilidades para la vida: Este enfoque se basa en teorías de la sabiduría y ayuda a las personas mayores a utilizar sus experiencias pasadas para enfrentar desafíos actuales. La creación de una línea de tiempo personal permite a los adultos mayores reflexionar sobre cómo han superado eventos estresantes en el pasado y utilizar esta información para afrontar situaciones actuales. Esto fomenta una mayor autoaceptación y reduce la autocrítica.

Casos especiales con adultos mayores con deterioro cognitivo leve o demencia temprana

La Activación Conductual (AC) es un tratamiento efectivo para personas con deterioro cognitivo leve (DCL) o demencia temprana, ya que mejora el estado de ánimo al aumentar la participación en actividades positivas. Diagnosticar la depresión en estas personas puede ser difícil, ya que pueden presentar síntomas similares a los de la demencia.

Para el tratamiento, se utiliza La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) con un enfoque en la Activación Conductual (AC), que incluye al paciente y al cuidador principal. Juntos, desarrollan un plan de actividades agradables que mejoran el estado de ánimo de ambos.

Conclusiones y mensajes clave

Los datos disponibles demuestran que La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) enfocada en adultos mayores, a corto plazo y orientada a objetivos es un tratamiento efectivo para adultos mayores con depresión tardía. Al comprender conceptos clave de la gerontología, los profesionales pueden mejorar su capacidad para proporcionar Terapia Cognitivo-Conductual (TCC) exitosa.

A pesar de esto, hay brechas en el conocimiento actual que se podrían abordar con investigaciones futuras, como incluir personas con condiciones comunes en la vejez que normalmente se excluyen de los ensayos clínicos. También es necesario una mayor representación de minorías en la investigación de la depresión y adaptar La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) a las necesidades únicas de cada grupo diverso.

Aspectos destacados

  • La TCC es un tratamiento eficaz para adultos mayores con diversos tipos de trastornos depresivos.
  • Se proporcionan varias recomendaciones específicas para mejorar la efectividad de la TCC en adultos mayores.
  • Se describe en detalle la activación conductual y se recomienda como un excelente punto de partida para la TCC en adultos mayores deprimidos.
  • La reevaluación cognitiva, cuando es apropiada, puede ayudar a prevenir futuros episodios depresivos y puede estar asociada con un mantenimiento a largo plazo de las mejoras.
  • Se presenta un enfoque novedoso que implica el reconocimiento y la aplicación de habilidades para la vida.
  • Aunque existe una sólida base de investigación sobre la eficacia de la TCC para la depresión en la vejez, se delimitan varios temas que requieren investigación en el futuro.

Consulta el articulo completo

Ann Choryan Bilbrey, Kenneth Laidlaw, Erin Cassidy-Eagle, Larry W. Thompson, Dolores Gallagher-Thompson,Cognitive Behavioral Therapy for Late-Life Depression: Evidence, Issues, and Recommendations,Cognitive and Behavioral Practice,Volume 29, Issue 1,2022,Pages 128-145,ISSN 1077-7229,

https://doi.org/10.1016/j.cbpra.2020.02.003.

Cómo el enfoque cognitivo conductual y sistémico pueden ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *